LA HERNIA.

PUBLICADO EL 17 – 4 – 2014

Minuto 84. De un lado, La BALA balística, los 100 kilos que ya no pesan, Gareth Blade I, “el barato”.  El Jamaicano pálido, el Puskas de su tiempo, la guillotina culé. Del otro, Bartra, ese Mesala improvisado encajando 3 metros mas allá de la cal a la furia galesa. Ni con esas pudo el chaval, rompiéndose de pura impotencia al final de un esprint perdido de antemano. Control, punterazo y éxtasis. El ciclo que empezó a quebrarse con un cabezazo de Cristiano, firma su defunción con una galopada de la hernia.

Y es que no le pudo salir mejor al de Reggiolo. Carletto aprendió la lección del partido de Liga y la  -_^ se iba levantando de puro placer a medida que pasaban los minutos. 2 lineas de 4 impermeables, dejando las bandas ligeramente expuestas para los estériles centros del barça. Robo y salida, con la pausa necesaria que inyectaba un excelso Isco (no sólo en ataque) para dar salida coherente sumado a la clase de Kareem y el vértigo de Di María y Blade. En defensa, ni un central salía a por un Messi tan apagado que a punto estuvo de no salir en la alineación inicial del videomarcador. Juntos, juntos, el Madrid se comió a su eterno rival durante 3 cuartos de partido, pudiendo sentenciar en varias ocasiones que se fueron al limbo por un exceso de ansiedad. La jugada del 1 – 0 lo explica todo. La contra perfecta. Un clinic de fútbol vertical. El campo volcado hacia el marco de un inseguro Pinto,

Pero no se puede ganar un título sin sufrimiento. El orgullo del Barça hizo que todo lo construido estuviera a punto de desmoronarse. Bartra hizo el remate de su vida a la salida de un córner (si, un corner) que Pepe no acierta a encarar. Empate y miedo. Los únicos momentos de dudas en la parroquia blanca. Hasta que Modric coge el balón se zafa de 2 y golpea a la cepa del poste. Tranquilos, parecía decir el genio croata. Todo llegará.

No hace falta después de la anárquica y pasional párrafada inicial narrar la galopada, el gol y el derrumbamiento. Eso queda ya para la historia. El último coletazo de Neymar lo detuvo Casillas. Porque Casillas y los palos son un todo. El culo catedralicio. Un hombre que nació con un guante en una mano y una barra de poste debajo de la otra.

Anoche asistimos a la culminación de la copa perfecta. Con un solo gol en contra y eliminando en semis al mejor equipo de la temporada. Para mi uno de los hitos del Madrid 2014 de Ancellotti no ha sido derrotar a un barça decadente, sino el parcial de 5 – 0 que le metimos al Atlético del Cholo. Especialmente el primer partido, que deben de videar necesariamente los blancos ante la batalla europea que se nos viene. También asistimos al final de una era. Un odioso lustro de sufrimiento, de toque, de dominio aplastante de los blaugrana. Porque la luz ya se ve. Porque nos quitamos el miedo a base de caballos. Ojalá, la era vertical. Que pase el Bayern y que sea lo que dios quiera.

 

Anuncios